"EL HISTORIADOR". FELIPE PIGNA
"EL HISTORIADOR". FELIPE PIGNA

Homenaje al país y su historia

Homenaje a nuestra bandera

La escaraplea fue la madre de nuestra bandera

 

La escarapela argentina surge entre los días 22 y 25 de mayo de 1810 cuando los patriotas llamados "chisperos" Domingo French y Antonio Luis Beruti, repartían cintas entre los adherentes a la liberación. Hay quienes suponen que eran rojas, blancas con la figura del rey depuesto, y celestes y blancas como los colores que identifican aún hoy a la dinastía de los Borbones.

 

Belgrano uno de los más grandes de la historia

 

En 1811, las tropas a las órdenes de Manuel Belgrano comienzan a utilizar una escarapela bicolor azul-celeste y blanco.

El blanco identificaba a la monarquía absoluta europea de origen divino.

El azul, la libertad de pensamiento y de expresión.

El celeste -resultado de

Las escarapelas eran entregadas a quienes se consideraban aliados o fieles a la Revolución y se utilizaban como distintivo para no ser atacados por las tropas de los chisperos en caso de disturbios.

la fusión del azul y el blanco- expresaba la idea de conciliar ambas ideologías. Esta idea fue sostenida por muchos de los patriotas que participaron en la gesta de mayo de 1810.

Ell 20 de Junio de 1957 se hizo  el primer izamiento de la insignia patria, a costas del Río Paraná, el 27 de Febrero de 1812 y en su recuerdo se erige el "Monumento de la Bandera"

http://www.visitarosario.com/monumento/

 


Nuestra bandera a través del tiempo

Homenaje a Eva Perón

Declarada mujer del Bicentenario

 

 

Norberto Galasso

A 50 años del fallecimiento de Evita
Recordando a Evita en el 50º Aniversario de su partida

Sólo con los ojos del propio pueblo es posible valorar a las grandes personalidades. Sólo conociendo en profundidad las condiciones económicas, sociales, políticas y culturales en que ellas desarrollan su lucha pueden ser comprendidas. Cuando se intenta hacerlo desde una perspectiva ajena a los dolores y júbilos que han jalonado esa historia, el resultado es la frustración.

Eva Perón venía desde lo más profundo del pueblo, abrumada de humillaciones e injurias, marcada por una triple esclavitud: ser argentina en un país sometido por el capital extranjero, ser mujer en un mundo machista, ser pobre en una sociedad manejada por minorías económicamente poderosas.

Desde allí se levantó como un huracán indetenible buscando, no el éxito, sino la dignidad. Inserta en el estallido popular del 17 de octubre de 1945 irrumpió en los salones, en las reuniones de gala, en el Teatro Colón y las embajadas, en los reductos de la clase dominante, no para transar negociados, ni para aportar silencios cómplices, sino para afirmar allí la presencia popular. Se jugó, asimismo, en la reivindicación de la mujer bregando para convertirla en ciudadana y asegurar plenamente sus derechos, al mismo nivel de los hombres. Fue aún más allá y se tornó en la receptora de todas las inquietudes, sufrimientos y carencias del pueblo, constituyéndose en puente fundamental entre éste y el poder político. Y allí asentó su principal tarea tornándose peligrosa, agitadora, obrerista, subversiva, a los ojos de la reacción. En esa tarea dio su vida, sin vacilación y sin descanso.

La venganza de los poderosos fue tremenda, pletórica de odio y llegó hasta el secuestro y profanación de su cadáver. Nunca le perdonaron su rebeldía, su audacia frente a la injusticia y la indignidad, su entregarse entera a la causa de los desposeídos.

Ese odio perdura aún y se manifiesta periódicamente en la serie televisiva, el ensayo político, la novela, y hasta en la cinematografía, como hemos visto últimamente. Como no es posible ignorarla –dada la dimensión mundial alcanzada por su figura-, como no es posible refutarla por la justa causa que defendió, se procede a tergiversarla, a deformar su imagen, a fantasear sobre aspectos de su vida privada para lograr la difamación.

Pero inútil resultarán los intentos de ofrecer una Evita trepadora, cruel, fanática, cínica o prostituta. La Historia Argentina la protagoniza, pero también la escribe, el propio pueblo argentino y en la memoria colectiva queda registrada la verdad irreductible contra la que nada pueden las mejores óperas, ni las imágenes más coloridas, ni la música mejor orquestada.

Repudiamos, por eso, estos nuevos intentos de robarnos afectos, de confundirnos personajes, de trampearnos el pasado para oscurecernos el porvenir.

No llores por nosotros, le dijimos a Allan Parker en su momento. No lo necesitamos. Tenemos lágrimas propias para recordar a nuestros muertos queridos y también músculos propios para abrir un camino nuevo, de superación y júbilo. Y el recuerdo de Eva Perón estará allí, entero, pleno, en toda su dimensión de rebeldía y justicia, en esas jornadas por venir.

Buenos Aires, 26 de julio de 2002

Homenaje a las pioneras de la escuela que aún queremos Olga y Leticia Cossettini.

La propia Olga explicitó la función docente, en una conferencia dictada en el Museo Castagnino en 1941: para llegar aI alma del niño es necesario que el maestro modifique su imperativo pedagógico; es él, siempre él, quien imprime a la clase artificialidad, el que crea ambiente frío, clima doctoral, tan opuesto al natural del niño, emotivo, cálido, sincero siempre". “Es el maestro, sobre el cual operan un sinnúmero de factores, primando la influencia deformadora de la escuela, y más tarde el cúmulo de exigencias, de programas, horarios, campanas suministradas en dosis de minutos. Y por sobre todo esto, la ciencia pedagógica que en forma de preceptos, normas y principios abstractos ha recibido. El maestro, repetimos, es el que con su esterilizante indiferencia agota la vida en flor del niño en la escuela". "Y es el maestro a quien corresponde contrarrestar con inteligencia, sabio discernimiento y un profundo amor, esa influencia que pesa sobre el niño con los fatales resultados, que de tan comunes, son apenas tenidos en cuenta por una minoría de maestros..."

...La escuela Serena existió. Existió hasta el 28 de agosto de 1950, fecha en la que el Ministro de Educación, Dr. Raúl Rapella, firmó el decreto NQ 08752 donde se declaró cesante a Victoria Olga Cossettini por razones ideológicas. No existió causa ni juicio pedagógico. Drásticamente, por la fuerza, justificado por el poder político monolítico de la época, se la separó del cargo. El proceder no deja dudas de quiénes fueron los autores: se clausuró -cruzándole tablones- la puerta interna que unía la casa donde vivían las hermanas Cossettini con la planta escolar. Dolor de niños y vecinos. Repudio de instituciones y personas de destacada labor en el campo de la cultura. Movilización de alumnos y ex- alumnos. Olga apeló la resolución ministerial con su franqueza y lucidez características en una carta dirigida al Ministro donde resume todo lo hecho en la Escuela Serena. La respuesta fue el silencio... y sigue siendo el silencio en el sistema oficial. Nada ni nadie logró anular la decisión ministerial. Olga no volvió más a la escuela Gabriel Carrasco. Siguió luchando por el afianzamiento de la escuela pública argentina, si bien con interrupciones por la ceguera política de algunos funcionarios. Distintos proyectos encontraron en ella a la persona adecuada para iniciarlos o revitalizarlos. Retirada definitivamente de su trabajo pasó sus últimos años en su casa del amado barrio Alberdi. Caminó, ya reposada, sus calles Volvió a gozar la vista de sus verbenas y campanillas nacidas en la barranca del río. Rodeada por sus cuadros, libros, fotos y flores; sintiendo la atención de los vecinos y el cariño de su hermana Leticia y de su sobrina Leyla, fue llegando hasta la fría mañana del 24 de mayo de 1987. Última mañana de su vida plena…

Hacé click en la imagen.
Hacé click en la imagen.

Aquí pueden ver toda la película en una excelente calidad y sin cortes y si quieren descargarla lo pueden hacer en este enlace, sería bueno que lo hagan y la difundan ya que no se consigue fácilmente.

LINK DE DESCARGA:http://rapidshare.com/files/156588412/laescueladelasenioritaolga.rar

Tantos años pasaron par darnos cuenta que Olga y Leticia ya habían escrito con su trabajo diario, las orientaciones didácticas y las teorías del aprendizaje que tanto estudiamos, trabajaron desde el constructivismo, trabajaron con la diversidad, la inclusión, la construcción de ciudadanía, las inteligencias múltiples, el cuidado del medio ambiente. y tanto más que podrán encontrar a lo largo de esta película.

Simplemente no puede entenderse que nadie haya aprendido nada de ellas, salvo desde luego sus alumnos y los padres de los chicos,  los únicos que pudieron evaluar  correctamente su tarea docente.

Es necesario recordarlas y rescatarlas como docentes, ese espíritu de Olga. Leticia y los maestros de la Escuela Serena es el espíritu que debe vivir en el corazón de cada docente y en el aire de cada escuela de nuestro país.

No podemos seguir repitiendo la historia sin aprender de ella, para luego darnos cuenta que después de 200 o 500 años las mismas  desigualdades, y miserias siguen oprimiendo a nuestros pueblos.

La educación puede ser fuente de liberación o de reproducción de injusticias y estereotipos inútiles, cada uno de nosotros elige en que lugar posicionarse... es necesario colocarse enel sitio correcto...