María Elvira Motto en todo su esplendor.

La última fotografía de Bombón.
La última fotografía de Bombón.

La E.S.B Nº 334 "María Elvira Motto" afirma su identidad en un acto histórico.

¡La emoción de encontrarnos con los sobrinos de "Bombón" !

Mauricio, Juan y Natalia... Gracias!
Mauricio, Juan y Natalia... Gracias!

 

Conocer la historia de Bombón parecía casi imposible, no teníamos muchos datos de su vida, no teníamos fotos, sabíamos que lamentablemente sus padres y su hermana habían fallllecido y muchas de sus amigas no querían hablar, seguramente por el dolor que los recuerdos de un tiempo de horror les habían grabado en lo más profundo de sus almas. 

Después de la selección de nuestro nombre: "MARÍA ELVIRA MOTTO" muchas eran las preguntas y pocas las posibilidades de darles respuesta, de conocerla mejor, de encontrarnos con su historia.

Establecimos contacto con  SUTEBA  de San Miguel,  gremio al que había pertenecido Bombón y con el Nivel Terciario del Instituto José C. Paz con la finalidad de escribir su historia, pero a pesar de que tanto ellos como nosotros deseabamos lo mismo, ese proyecto no se logró concretar.

Sin embargo, por esas cosas que el destino tiene, la historia empezaba a develarse y escribirse ante nosotros sin que lo sepamos...

 El día 7 de octubre, nos llegó a través de nuestra página web  una noticia que puso en movimiento a toda la escuela, algo inimaginado había ocurrido, un mensaje que nos emocionaba profundamente y nos llenaba de esperanzas.

 

"Quiero expresar la emoción que sentí hace un mes, y que continuo sintiendo al abrir esta página y ver el nombre que lleva la escuela.

Como tantas veces, goglee el nombre de mi tia desaparecida. Yo soy sobrina de Maria Elvira Motto por parte de mi mamá, ellas eran hermanas. No encuentro palabras para agradecer que en su escuela mantengan vivo el recuerdo de mi tía. Ella fue una simple docente que creyó en un mundo mejor, y se jugó por esos ideales, sin ver el costo. Desearía, junto con mis hermanos, ponerme en contacto con uds. si es posible conocer y/o recorrer la escuela, y entregarles un objeto perteneciente a Bombón, así era como la llamaban.
GRACIAS"


Pasaron pocos días y se logró el encuentro...

Hoy 21 de octubre, los sobrinos de María Elvira Motto, Mauricio, Juan y Natalia nos abrazaron con un inmenso cariño, se emocionaron junto con nosotros,  nos regalaron los recuerdos que guardaban en sus  corazones y nos llenaron de fotos la memoria! 

Reunidos en la dirección de la escuela pudimos escuchar en sus voces los recuerdos familiares, lo que de niños habían vivido con ella, las historias que su abuelo y su madre  les habían contado, ver  diarios que conservaban desde esa época y disfrutar de muchísimas fotos en un florecer de imágenes y recuerdos.

Natalia nos leyó una hermosa y alegre carta que  Bombón le había escrito a su

familia contándoles anécdotas de como la estaba pasando en su nuevo departamento.

Después nos encontramos con nuestros alumnos en un sencillo y emotivo acto, y la recordamos  con las palabras de una representante de SUTEBA, autoridades escolares y uno de su sobrinos, miramos  un corto institucional sobre Bombón  y nos intercambiamos significativos regalos.

Juan embargado por la emoción no pudo hablar con palabras, pero dijo mucho mas con  su silencio.

La escuela se llenó de sentimientos, lágrimas de dolor por un pasado de espanto que nunca más debe volver a repetirse, lágrimas de felicidad por un reencuentro que le devuelve la voz a los que impunemente fueron silenciados y abrazos de que reconfortan el alma y nos hermanan.

Aún resuenan en el aire las palabras de Mauricio,  quien entregándonos una placa recordatoria en memoria de su tía nos dijo desde lo más profundo de su corazón, del de sus hermanos y de quienes ya no están en su familia "que al fin habían encontrado el sitio donde dejarle una flor a Bombón".

Para todos los que estuvimos allí este es el comienzo de una nueva etapa que nos llena de paz y esperanzas, entre todos podremos encontrar el mejor modo de hacer justicia a través de la memoria.

 

Al finalizar el acto volvimos a mirar  el cuadro y las fotografías de María Elvira... y

ahora  nos parece que desde allí nos sonríe mucho más que antes...

 

Así nos preparamos para la elección del nombre de nuestra escuela.

Durante el ciclo lectivo 2009 alumnos y docentes estuvimos trabajando sobre la preselección de los candidatos al nombre de nuestra escuela, la presentación que se ve a continuación fue uno de los recursos utilizados, además de carteles hechos por los chicos, lectura y análisis de las diferentes biografías, legado que dejaron las distintas personalidades, etc.

Durante el ciclo lectivo 2010 preparamos la elección definitiva la cual se concretó el 07 de mayo.

Así votamos el 07 de mayo el nombre de nuestra escuela!

Antonio Berni.

El padre de Juanito Laguna obtuvo 26 votos.

Lola Mora. La escultora tucumana.

La creadora de "La Fuente de las Nereidas" se llevó 12 votos.

Rodolfo Walsh se juega su última carta y paga con su vida.

12 votos también para quien escribió esta carta que aquí se reproduce parcialmente.

La docente desaparecida en época de la dictadura militar contó con 186 votos.

BOMBÓN (texto escrito por Dora Loza, su compañera)

La llamaban Bombón, gremialista, docente de la generación de Susana Pertierra,
María del Carmen Sabino, Pino, Pepa, el Chino y tantos otros, a los que el tiempo y
el horror fueron borrando sus nombres. Aquellos místicos insobornables, que
abrazaron una causa, militantes de las ideas; aquellos que soñaron un mundo
de iguales, que no retrocedieron ni aún viendo la cara de la muerte
como algo cotidiano.

La recuerdo en las reuniones gremiales, visitando las escuelas con maestras que nos
miraban sorprendidas: ¿qué era eso de mujeres docentes yendo a las marchas,
haciendo política?.

Me veo con ella, bajando de un micro en el acceso norte, el día que columnas de
obreros marchaban a pedir la renuncia de López Rega, cuando nos vieron con
nuestros delantales blancos nos gritaban:¡maestras corazón!

La vi por última vez el 11 de diciembre del 76, en Plaza Once. Al calor insoportable
de las seis de la tarde, los subtes vomitaban gente que luego se tragaba el tren
del ferrocarril Sarmiento rumbo al oeste. En la vereda de Pueyrredón nos
encontramos, a mí me sangraba la encía porque me habían sacado una muela;
discutimos como nunca antes, trataba de explicarle que la situación era cada vez
más peligrosa. Le pedí que se fuera de Buenos Aires, que su papá, coronel retirado,
podría llevarla a través de la frontera que se tornaba cada vez más infranqueable.

Desde que había entrado en la clandestinidad, nos encontrábamos con su madre en
cualquier confitería de Bs. As. a tomar un té, la ceremonia terminaba cuando las tres
nos dirigíamos al baño, allí su mamá sacaba de su bolso un tejido con sus agujas,
le probaba la prenda y me preguntaba: ¿Qué te parece le pongo unas hileras más?
La vida seguía de otra manera, la esposa del Coronel se encontraba con su
hija en los bares.

Desaparecía gente a diario, el 29 de agosto camino a una reunión gremial de
docentes y municipales, fueron secuestrados diez de ellos en la estación Tropezón,
vi pasar el camión del ejército, los acostaron en el piso y los taparon con lonas,
los llevaron vivos.

Traté de explicarle que ese era nuestro destino, me contestó que por eso mismo
no podía abandonar la lucha. Quedamos en vernos al día siguiente, a las doce
del medio día en el mismo lugar, con otra docente que se había quedado sin casa,
para darle una mano.

Yo vivía en Ramos Mejía a una cuadra de la estación, compré el diario y subí al tren.
En la segunda página leí que Bombón, María Elvira Motto, mi amiga, había muerto
 en un enfrentamiento en la localidad de Boulogne. Imposible de creer, si el día
anterior estaba conmigo en el Once y hacia allí marchaba yo para encontrarla.

Era difícil de entender hacia donde  iba, cerré el diario; miraba por la ventanilla viendo
pasar estaciones, Floresta, Flores, Caballito. Llegué al lugar de la cita, me metí
en la marea humana, caminé tanto; perseguí cabezas con cabellos largos
y rubios para desencantarme cuando les veía la cara.
Durante años creí verla y también a los otros, me quedaron sus imágenes
congeladas como fotos antiguas, en un tiempo sin tiempo, siempre jóvenes.
No llegaron a viejos.

No olvidar es nuestra responsabilidad.

Comisión Nacional Sobre la Desaparición de Personas.

Hace click en la imagen y lee todo el informe.
Hace click en la imagen y lee todo el informe.

* Hasta la fecha de presentación de este informe, la CONADEP estima en 8.960 el número de personas que continuan en situación de desaparición forzosa, sobre la base de las denuncias recibidas por esta Comisión, compatibilizadas con nóminas elaboradas por organismos nacionales e internacionales de Derechos Humanos.

Esta cifra no puede considerarse definitiva, toda vez que la CONADEP ha comprobado que son muchos los casos de desapariciones que no fueron denunciados. Asimismo, no se descarta que pudiera estar incluida en la nómina elaborada alguna persona que no comunicó oportunamente el cese de su desaparición a los organismos pertinentes.